miércoles, 8 de septiembre de 2010

Amor a ciegas II

“Ayy todavía no me llama” “será que no le gusté” o “es que me encanta, por qué no me llama” son frases típicas después de una cita, de una cita que comienza y termina bien, son momentos de infinita incertidumbre, cuando nuestros corazones están idiotizados por el galán que acabamos de conocer, que además tiene las propiedades de un príncipe en potencia o lo que es lo mismo: un hombre capaz de romper nuestros corazones y sumirnos en la depresión a causa de un amor “de película”

Pero cuando la cosa resulta al revés, cuando el famoso encuentro es un desastre desde el comienzo, cuando resulta que tu media naranja en realidad es un cuarto de limón (lo más parecido a pulgarcito) y que amablemente bautizaste como Lord Farquaad debido a sus nada prolongadas piernas, lo que una menos se espera después de un paseo en su elfo-móvil es que por esas cosas inexplicables del destino, el galán en cuestión, que además resultó gran conocedor del clima nacional e internacional (más aburrido y muere) tome su teléfono celular y marqué tu número para una segunda cita.

Mis oídos no podían creer lo que escuchaban: “Me encantó tu inusual sentido del humor, Eres una chica super especial y me gustaría verte de nuevo”

Especial?? Especial es un parque, un peluche (que por cierto se vería mejor junto a él) juro que no puedo entender qué pasaba por la indescifrable mente de ese hombre en ese instante, acaso no se dio cuenta que somos como la tierra y el cielo?? Así de distintos y así de distantes… él, el mejor ejemplo de un liliputiense y yo la viva estampa de Gulliver, debo decir que mi desconcierto era aun más grande que mi humanidad.

Llamé a mi Celestina otra vez, en esta ocasión no para decirle hasta del mal que iba a morir (aunque le repetiría los improperios face to face) sino para encontrarnos y conversar del karma que ella me había conseguido en los bajos mundos del universo masculino gracias a un individuo que reparte a la máxima representante culinaria de la Bella Italia (malvadas pizzas)

Cuando llegué a casa después de esa cita tan inusual como mi humor, sólo me preguntaba: ¿qué estará pensando este chico? ¿qué pensaría cuando me vio? Porque mi primer pensamiento cuando lo vi fue: OMG!! Quién le cortó las piernas?? La masacre de Texas 3, Jack el destripador ha vuelto!!! (Sí, así de de fatalista es mi mente) lo cierto es que ahora ya tenía una idea más clara de lo que invadía los pensamientos de Lord.

Después de tomarme un café mi espera terminó y llegó la desdichada Celestina responsable de mi infortunio amoroso y la muy CELESTINAAA me mira, sonríe y me dice: “Cómo está mi Blanca Nieves favorita?? (que descaro)

*Kawä: No tan bien como tú, semilla de Satán.

*Celestina: Nena, te juro que yo no sabía que ese hombre era como la hamburguesa de la cajita feliz, yo vi una foto de él y me pareció lindo.

*K: Sí, pero evidentemente era una foto tipo carnet mija…

*C: No seas así, tú sabes que Dios no deja a ningún ser indefenso, piénsalo, seguro esos centímetros que le faltan de altura están distribuidos en otras partes de su anatomía como en sus… dedos

*K: Claro, claro, sus dedos… PUES NOP!! Ni siquiera me di el lujo de cenar con ET

*C: Pues sino es en sus dedos en otras partes más nobles, ya sabes la famosa ley de la “L” Bueno, nunca está de más pensar en esas cosas, regrésale la llamada a tu enanito y salgan de nuevo, peor es nada nena.

*K: Sí, tienes razón después de todo quizás en el segundo intento no resulte tan mal y hasta me olvide de que no está literalmente a mi altura (Soñar no cuesta nada) haré el papel de Blanca Nieves de nuevo, después de tus argumentos no me puedo resistir.

Fue entonces cuando me porté como una linda niña, tomé mi celular, busqué en mi directorio la famosa “L” (no la de la ley sino la de Lord Farquaad) y llamé a mi pequeño gran amor para otra salida…

Suena el teléfono y aparece su voz al otro lado de la línea: “Hola hermosa cómo estás?” antes de que se diera una conversación un tanto incomoda le respondo: Todo bien Honey… te marco para decirte que no podré salir contigo de nuevo como acordamos pero no te preocupes, en mi lugar irá una amiga que te va a encantar, le hablé mucho de ti y está feliz, se muere por salir contigo.. (fin de la llamada.)

*C: Qué has hecho???

*K: ya que según tú el Lord puede resultar tan bien dotado como un actor porno o un negro de la NBA te lo cedo.. Tranquila, Blanca Nieves es muy solidaria y no se pondrá celosa… Ya me contarás nena…

*C: BITCH

*K: Sí, pero feliz!!

Ayyy la venganza es tan dulce… Quizás el rollo de la cita a ciegas no resulte tan mal después de todo… Yo mientras tanto seguiré el consejo de una querida amiga, mientras aparece mi media naranja me HARTO de mandarinas jajajajjaja

PD: Y Los limones que se los coma otra

6 comentarios:

  1. jajajaja, en realidad, ¿qué importa que sea bajito, nena? ¿ que importa la altura si no es la altura moral? ¿y la edad? ¿el pelo? ...

    ResponderEliminar
  2. jajajajaja la verdad la venganza puede ser muy dulce a la celestina le tocó una cucharada de su propia medicina

    ResponderEliminar
  3. Es curioso cómo son estas cosas...una caja de sorpresas. Desde luego, una anécdota divertida (y sabes que esperada, al menos por mi parte :D)

    Un beso!

    ResponderEliminar
  4. Diosssssssssssssss jajajajajajajajaja no queria que se acabara jajajajaja tu amiga pobresitaaaaaa aunque ojo por ojo!! ybueno tu humor sin igual mi nerudita jajajajajajajaja!!! demas de bueno y ahora faltala experiencia de tu amiga jejejejeje con su: PEDRO!LLEVA A BONITO A TOMAR AGUA Y QUE LO BAÑEN POR FAVOR!

    ResponderEliminar
  5. *Mara: Pues tienes razón, pero nena tampoco la exageración jajaja Besotes!!

    *Anónimo: Ojo por ojo y lente por lente xDD esa Celestina resultó ser más fraudulenta que el mismísimo cupido.

    *Vorrtx: Gracias por leer mis delirios siempre y pues sip afortunadamente resultó ser divertido.

    *Anónimo: jajaja No recordaba lo de Pedro, que risa!! jajaja

    Graaaacias por comentar :)

    ResponderEliminar

No temas a las prohibiciones... Comenta lo que piensas :P